Carla Figueroa


La casualidad hizo que el hecho criminal sucediera en General Pico, provincia de La Pampa, República Argentina. Y las causalidades llevaron en sus entrañas el desenlace trágico: el femicidio de Carla Figueroa.

La geografía no hace ninguna diferencia en el drama de la violencia de género que ocurre en todas las latitudes, a toda hora, a cada instante, en todos los niveles sociales. En cambio, los jueces, como integrantes de un estado con responsabilidades insoslayables sí hacen a esa diferencia. En el caso de Carla fallaron de manera horrible, fiero.

Acabo de poner en Google “General Pico La Pampa” y en cuarto lugar aparece la siguiente noticia: “La joven asesinada por su marido vivía con miedo”. Preguntaría un/a niño/a entonces: ¿Señor juez usted estaba al tanto de la historia de esta mujer? ¿Usted estaba al tanto del calvario que vivía Carla (19) en su vínculo con Marcelo Tomaselli (21)? ¿Usted sabía que Carla había declarado en una entrevista “Yo tengo miedo porque no sé de que es capaz”? ¿Usted sabía que la madre de Carla también murió asesinada víctima de la violencia machista? Son preguntas elementales, pero los jueces del Tribunal de Impugnación Carlos Antonio Flores y Gustavo Adolfo Jensen no pudieron detenerse en ellas y liberaron nomás a Tomaselli, una semana antes del femicidio, para que se casara con Carla. Hay más agravantes aún: cuatro jueces y dos fiscales habían advertido con anterioridad que Carla Figueroa, que había sido violada por Tomaselli, no podía, repito no podía, es decir no estaba en condiciones de dar un consentimiento “libre y pleno” para solicitar el avenimiento y liberar así a su victimario que estaba preso por haberla violado. Hoy estos jueces se excusan diciendo “somos humanos, nos podemos equivocar”, así de cortito. Pero ¡por todos los Santos Astros! esta tragedia no es producto de una equivocación, ocurrió debido a la grave falta de sus deberes como funcionarios públicos de Flores y Jensen, quienes tienen que rendir cuentas ante quien corresponda, y, sobre todo, admitir que de Violencia de Género no entienden nada. ¿O no es que los jueces “hablan a través de sus sentencias”?

¿Qué es un femicidio? Según la definición de la ONU un femicidio es “el asesinato de una mujer como resultado extremo de la violencia de género y puede ocurrir tanto en el ámbito privado como en el público”. El femicidio está imbricado en el corazón de la sociedad patriarcal, en la que vivimos, que nos considera a las mujeres objetos cuyo título de propiedad ostentan los varones y desde el cual disponen de nuestros cuerpos y de nuestras vidas, como se les ocurra. Esto explica que la mayoría de los asesinatos de mujeres que ocurren en todo el mundo sean perpetrados por maridos, novios, ex parejas o convivientes.

Cifras. En Argentina anualmente la ONG La Casa del Encuentro publica una cifra de femicidios que cada año va in crescendo. El trabajo que hacen es muy valioso y las cifras y los casos que relatan son impactantes, dolorosos y nos bajonean, preocupan y a muchas/os nos ocupan. Pero, es importante aclarar y saber que las fuentes de esta ONG son los diarios y agencia de noticias. Es decir que se trata de un recorte sesgado de la realidad derivado de los casos mediatizados, como en estas horas es el de Carla, hasta que lo suceda otro, y otro y otro y otro y otro y otro. Con esto quiero decir que las cifras son aún mayores que las que refleja La Casa del Encuentro que, hasta fines de noviembre registraba 237 femicidios. Ya hoy son más.

Para acercarse a un número más abarcativo de los femicidios que ocurren en la Argentina basta con acudir a las fuentes policiales, judiciales y de salud pública y a partir de allí construir estadística oficial. Obtendríamos así un nuevo recorte, más amplio porque obviamente hay muchísimos casos que NO se denuncian. Por eso hablamos de subregistros. Es el drama de las mujeres que sufren en silencio, víctimas de la violencia de género, completamente invisibilizadas, que viven la peor de las vidas, aquella donde la violencia está naturalizada, tolerada y admitida. Pues NO. La violencia no es natural, ni debe ser tolerada ni menos admitida.

Estado. El estado argentino ha suscripto tratados internacionales con rango constitucional como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, conocida como Belém do Pará. Esto le impone obligaciones para generar las condiciones necesarias en el acceso a la justicia, a la salud, a la seguridad, a la posiblidad de un ingreso sustentable, que aseguren los derechos de las mujeres víctimas de violencia de género. Y ojo que no se trata solo del estado nacional sino que la obligación incumbe a los estados provinciales y municipales también. La Argentina ha sancionado también la ley 26485 de Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. ¿La habrán leído Flores y Jensen? Si “los derechos de la mujer son derechos humanos” quiere decir que el estado tiene obligaciones insoslayables. Bueno, que las cumpla.

Mediación ¡NO! Otro recurso ignorante al que acuden los jueces es el uso de la mediación en casos de Violencia de Género. Digo ignorante porque todas las conclusiones sobre la problemática de VdG desaconsejan de manera terminante que las dos partes se encuentren a negociar. ¡¿A negociar qué?! es la primera pregunta a formularse.

No es caprichosa la prohibición de la mediación dado que si hay algo que caracteriza una relación violenta en un vínculo de pareja varón-mujer es la desigualdad de condiciones en la cual se encuentran. La ley 26485 en su artículo 28 dice expresamente: “Quedan prohibidas las audiencias de mediación o conciliación.” Pero gran parte de la justicia, estimados]/as conciudadanos/as, no se quiere enterar. Me decía hoy Paola Baccello (@paobaccello) vía Twitter “muchos discutían que la ley nacional no puede legislar sobre cuestiones de forma y discuten que la mediación lo es”. Yo les respondo entonces a esos “muchos” que se capaciten, que se informen, que intenten comprender qué es la violencia de género y sobre qué mecanismos, prácticas y culturas reposa impune, y después seguimos charlando porque, de lo contrario, estamos hablando idiomas diferentes y así el diálogo se complica y resulta infructuoso.

Avenimiento. Sobre esto recomiendo leer esta nota de Mariana Carbajal publicada ayer en el diario Página/12. El artículo 132 del Código Penal establece que en casos de violación y cuando haya relaciones afectivas preexistentes entre víctima y victimario –siempre que la víctima sea mayor de edad—, el tribunal puede “excepcionalmente” aceptar la propuesta de ella si fue formulada “libremente” y “en condiciones de igualdad y si considera que es un modo más equitativo de armonizar el conflicto con mejor resguardo del interés de la víctima” Obviamente me sumo a las opiniones que piden que sea derogado del Código Penal YA. Mi fundamento es claro: cuando existe una situación de Violencia de Género NO EXISTE la igualdad de condiciones. Carla Figueroa no estaba en igualdad de condiciones con quien fue su agresor, luego su violador, luego su marido y finalmente quien la asesinó a cuchilladas. No lo estaba.

Invito, a través de este post, a todos/as ustedes a solicitar a los/las flamantes legisladores/as, que asumieron días atrás, a que se pongan extraordinarias pilas y deroguen este artículo del CP.

¿Está tan anestesiada nuestra sociedad que su umbral de comprensión nos importa menos que la sensación térmica que buscamos a diario para saber cómo vestirnos? Yo creo que hay parte de eso y luego hay un gran monstruo que pisa fuerte y que se llama complicidad, porque no es indiferencia, es complicidad. Tenemos que tomar conciencia varones y mujeres de lo que está ocurriendo a nuestro aldedor porque somos los únicos/as vectores de un cambio posible. Y el cambio es urgente.

Anuncios

25 pensamientos en “Carla Figueroa

  1. Diversidades (@DiversidadesMas)

    y si…pero yo aún pienso que quedan más temas y cosas en el tintero…
    de “esas de las que ni se hablan” y es MUY lamentable…
    habría que profundizar el estudio para que sea una ley REALMENTE:
    ejemplificadora verdaderamente y no “meramente-coyuntural”…pienso…
    Y coincido con Alberto Bovino, si es que no usa un nombre FICTICIO OJO!:
    ” la lógica sexista y patriarcal fue apoyada por casi todas las feministas que hoy se rasgan las vestiduras”
    (lo siento…pero es lo que veo…será auténtico su nombre?)
    Por que esto sigue en pié y aún con esta ley SEGUIRÁ y no es una “sentencia”,
    es la REALIDAD, QUE DEJA MUCHO AÚN AFUERA!
    HE VISTO ENTRE LOS QUE FIRMAN JUSTAMENTE UN CASO AL MENOS,
    DE UN “FIRMANTE”QUE DA PARA SER CASO:
    ELTESTIGO” DE ESTO MISMO QUE SOSTENGO,
    AHORA COMO QUITA SU FIRMA ESTE MORBOSO Y ABYECTO PERSONAJE..
    .QUEDA COMO OTRO QUE CONTRIBUYE CON SU FIRMA?…
    ES UNA BURLA O UNA TOMADA DE PELO?
    SE DAN CUENTA TODOS DE ESTO?

  2. Alberto Bovino

    Carol y Pato, por favor no me traten como a un sexista descerebrado. Por supuesto que se trata de relaciones de desigualdad. Ello no impide que el derecho intente lograr una solución composicional —que no es lo mismo que el “avenimiento”—.

    ¿O el derecho no regula las relaciones de níños y jóvenes con adultos; de trabajadores con patrones; de guardadores y guardados?

    Pato, no masculinices lo del “juez bestia”, ¿o las juezas no son sexistas? Con un criterio como el que proponés, deberíamos resignar muchísimos buenos institutos jurídicos porque Riggi y Catucci siempre lo aplicarán a lo bestia.

    Por último, el trámite de aprobación de la ley no solo fue irresponsable, sino que la ley no ha solucionado los problemas preexistentes en una medida mínimamente razonable. Pero Chaher y muchas más que apoyaron la reforma se olvidaron de por completo de lo que sucedió todos estos años. Tuvieron el síndrome de fetichismo por el texto legal, fetichismo que solo este trágico hecho logró minimizar.

    Eso sí, no tuvieron la honrada actitud que tuvieron las feministas europeas cuando luego de diez años de un modelo como el que nuestros legisladores supieron conseguir, terminaron por reconocer su fracaso. En nuestro medio, no solo no se hizo un seguimiento serio sino que además, cuando la figura del avenimiento es impuesta con la misma racionalidad patriarcal que informa TODA LA LEY que muchas feministas vitorearon, se lavan als manos, la culpa es solo de los jueces que decidieron este caso.

    E insisto, no se puede ver el avenimiento fuera del resto de la ley que lo introdujo en el CP. MIremos toda la ley, y veremos que la lógica sexista y patriarcal fue apoyada por casi todas las feministas que hoy se rasgan las vestiduras.

  3. pato

    y bueno si no existiera esa figura nos salvaríamos de las bestialidades a las cuales aludis. Mientras quede un solo juez bestia yo derogaría esa figura.
    saludos

  4. carol abousleiman Autor de la entrada

    Alberto,
    De lo que se trata es de la desigualdad real que existe entre víctima y victimario, en este caso la mujer violada y el varón violador. ¿Cómo podemos pensar en una figura de “negociación” en este caso? Es impensable.

  5. Alberto Bovino

    Primero quiero aclarar que no escribo esto para que me insulten, sino porque creo que se ha elegido el peor caso posible para discutir el avenimiento. Aclaro que estoy a favor de ese instituto —con mis desconfianzas y reservas— y que, desde ya, jamás lo hubiera aplicado a este caso concreto.

    La elección desafortunada de este caso para discutir racionalmente este instituto es como cuando Grondona apela a ejemplos de niños secuestrados por terroristas en un establecimiento escolar lleno de niños y bombas.

    El avenimiento no es obligatorio, y está regulado de manera excepcional en el CP. Podría suceder que jamás se aplique si no están dadas las condiciones para ello. Pero de allí a derogarlo lisa y llanamente —no para estos caso, sino para otros—, no se comprende por qué.

    Tampoco es cierto que esta institución solo está prevista para las agresiones sexuales. También esta regulada en el derecho penal tributario, y en el derecho penal en general, a través de la suspensión de la persecución penal a prueba.

    La aplicación de el avenimiento a este caso concreto se debe a la bestialidad de los jueces, no al derecho vigente. Saludos,

    AB

  6. RAQUEL

    Muy buena nota !, nos invita a reflexionar sobre femicidio y femenicidio, violacion de los derechos humanos!!!… muchas mujeres víctimas, con distintos nombres, diferentes edades, nacionalidades, etnia, pero con un MISMO GÉNERO!!!… NI UNA MUERTE MAS Y QUE SE DEROGUE EN EL CODIGO PENAL LA FIGURA DEL ADVENIMIENTO Y EN EL SEGMENTO DE ASISTENCIA A LA VICTIMA EL ARTICULO QUE HACE REFERENCIA A LA CONCILIACION DE LAS PARTES TAMBIEN SE DEROGADO.
    ASIMISMO ES IMPERIOSO QUE SE TIPIFIQUE EN EL CODIGO PENAL EL FEMICIDIO!!!!… , SALUDOS , MARIA RAQUEL VAZQUEZ

  7. pato

    La verdad una más de las tantas situaciónes terribles que viven muchas mujeres. Da miedo pensar en estos jueces que seguramente no fueron los únicos que actuaron de esta forma aberrante. Ahora yo me pregunto qué hacen aún es sus puestos de trabajo, cómo nos les llega un telegrama de despido como a cualquier mortal , o es que son una raza superior??.
    Por otra parte como dice Carol en la nota señores y señoras diputadas pónganse a laburar y deroguen este artículo, o no sabían que existía!!!!!
    Celebro esta convocatoria a pensar y a debatir
    pato

  8. carol abousleiman Autor de la entrada

    http://www.lanacion.com.ar/1432656-zaffaroni-pidio-prision-perpetua-para-el-asesino-de-la-pampa

    El juez de la Corte Suprema de la Nación, Eugenio Zaffaroni, pidió “la pena más dura” para el presunto autor del crimen de Carla Figueroa y consideró que el avenimiento, gracias al cual su violador consiguió la libertad, “es una pieza arqueológica”.

    En diálogo con “Línea nocturna”, noticiero central de 360 TV, expresó: “¿Por qué el delito de violación es el único que tiene excusa absolutoria? Sería más lógico que la tuviera el robo: me llevo algo, lo devuelvo, y pido perdón”.

    “En una violación con violencia, me parece que el avenimiento es una pieza arqueológica que quedó en el código”, agregó con contundencia consultado sobre el caso de Carla Figueroa, quien presuntamente fue asesinada por Marcelo Tomaselli, un hombre que primero la violó y luego logró casarse con ella.

    Tomaselli recuperó la libertad tras haber violado a Figueroa porque la mujer propuso un avenimiento con el imputado. Dos de los tres jueces del Tribunal de Impugnación Penal pampeano aceptaron la propuesta y el violador recuperó la libertad y se casó con ella.

    Por último, Zaffaroni se refirió a la pena que le correspondería a Tomaselli y asentó: “Esto es un homicidio calificado por el vínculo, es prisión perpetua, la pena más grave”.

  9. Maria de las Mercedes Sánchez

    Pienso que el cuasi desdén de las indignantes excusas de esos jueces obliga a ciertos replanteos:
    Revisar la figura de “mala-praxis” en el fuero judicial, aplicando, en casos como éste, penas severísimas y rápidas a dichos jueces.
    Y, como medida de base, modificar la carrera de Derecho con más materias humanísticas a lo largo de todo su recorrido.
    Es muy grave lo que nos está pasando a las mujeres en este país, y nadie debe hacerse el/la desentendid@.

  10. carol abousleiman Autor de la entrada

    El magistrado Federico Pellegrino, quien integra junto a Alfredo Alonso y Florentino Rubio, el Tribunal de Impugnación de General Pico, manifestó que dejaron bien en claro cómo se llegó a la determinación de no beneficiar a Tomaselli con el avenimiento.

    “Cuando voté en contra del avenimiento fue porque entendí que se podía suceder una nueva situación de violencia aunque nadie podía esperar algo de tal gravedad y lo rápido que se produjo, es decir, siete días después de la liberación del imputado”, expresó el juez al canal Todo Noticias.

    “El TIP está presidido por Gustavo Adolfo Jensen e integrado por Pablo Balaguer y Carlos Flores. Allí Balaguer vota en contra al avenimiento, coincidente con nosotros, mientras que Flores en forma contraria a nuestra determinación y, para resolver la disidencia, el doctor Jensen desempata votando en igual sentido que el doctor Flores”, manifestó el magistrado.

    “Yo sólo puedo decir que los doctores Balaguer y Flores vinieron a General Pico para entrevistarse con Carla, pero no sé si Jensen habló con ella para tomar esa decisión”, agregó el magistrado.

    “Cuando nosotros hacemos la cuestión del avenimiento no estaba la propuesta de matrimonio todavía. Es posterior al casamiento de las partes y si es algo que analiza el tribunal de impugnaciones, nosotros no lo teníamos presente”, contó.

    “Carla requería el avenimiento porque tenía una criatura chiquita y quería formar una familia y que el chiquito no sufriera o pasara lo mismo que ella en su infancia. Pero igual notamos cosas que no veíamos viables para la liberación de Tomaselli”, señaló.

    El magistrado explicó que “la figura del avenimiento es de carácter excepcional y tiene que estar presentado en condiciones de igualdad y el libre consentimiento de la víctima”.

    “En función de lo que nosotros escuchamos y del informe psicológico que marcaban un shock postraumático producto de la agresión sufrida por la víctima entendíamos que no estaba ese consentimiento presentado en forma libre y en condiciones de igualdad”, consignó.

    Telam

    Policiales
    14 de Diciembre – 13:59hs
    Femicidio en La Pampa

  11. carol abousleiman Autor de la entrada

    “Esto ha sido una fatalidad, absolutamente imprevisible” dijo el juez Jensen. Repito hasta el cansancio, el juez Jensen es un ignorante.

  12. carol abousleiman Autor de la entrada

    “Nos habíamos separado hacía un mes y pico, yo había vuelto con él porque
    decía que se iba a matar. Desde que se quiso matar y le dieron el alta yo
    no quise saber más nada. Le dije a la madre que me perdonara, pero yo no
    podía seguir con esa situación (…) Fui a la casa de mi ex suegra, me subí
    a la moto para prenderla y él se sube de prepo atrás. Le pedí que se
    bajara, el me decía que no, que tenía que hablar conmigo. Que si quería
    volver a ver a mi hijo le tenía que hacer caso e ir donde él me decía. Sacó
    un cuchillo y me lo puso en las costillas. Me dijo que estaba re jugado,
    que no le importaba nada y que fuera por donde él me dijera. Frené la moto
    y me baje al costado de la calle. Me hizo sentar en una rueda de camión y
    me preguntó porque no lo perdonaba las cosas que me había hecho. Le dije
    que me había cansado y le pedí que me dejara tranquila. Quise arrancar la
    moto y me pegó una piña. Me obligó a subir de nuevo y me llevó hasta un
    desagüe. Me dijo que me sacara la ropa, yo me negué, me apoyó el cuchillo
    cerca de la cara y me dijo ‘sacate la ropa porque yo acá te cago matando’.
    Me saqué la ropa, hizo lo que tenía que hacer, terminó y se prendió un
    cigarrillo”. Carla Figueroa.

  13. El Baron Lagourde

    “Ellos salieron en la moto, volvieron a los 20 minutos, fueron a tomar mate al jardín porque hacía calor y después se trasladaron a su habitación con el nene -hijo de ambos-. Pusieron llave a la puerta, pero lo hacían siempre. Al rato escuché el llanto desgarrador del bebé. Me acerqué y sentía que mi hijo estaba haciendo algo con alevosía”, dijo la mujer, testigo presencial del crimen.

    “De tanto que golpeé la puerta, me abrió. Cuando entré estaba todo oscuro. La empezó a apuñalar a oscuras, me prendió la luz y la vi a Carla que me estiraba los brazos para que la ayude. Él en un momento dejó de apuñalarla, me dio al nene con furia, la acostó y la siguió apuñalando. En ese momento me fui a mi habitación. Pensé que nos mataba a los dos”, relató. Y agregó que Tomaselli salió de la habitación diciendo “ya la maté, ya está”.

    Roxana dijo que en ese momento su hijo le pidió un beso. “Le dije que no me tocara”. Y aseguró: “Estaba tranformado, no era mi hijo”. Intentó llamar a la policía, pero no podía marcar el número por los nervios.

    Allí fue cuando lo escuchó tarareando una melodía: “Salió cantando ‘mi corazón está aliviado’. Estaba bañado en sangre”, aseguró la mujer.

  14. Agnese

    Coincido totalmente con los comentarios de Carol. Otro aspecto que demuestra la posesión del género masculino respecto del femenino es la denominación que recibe la mujer al casarse. Ella es la Sra de…. + el apellido del esposo. Es una concepción retrógrada.
    O acaso la mujer casada no tiene identidad propia?

    Agnese

  15. carol abousleiman Autor de la entrada

    Totalmente Irene. Coincido con lo que decís. Si no saben, que se capaciten. Y estos jueces que renuncien.

  16. Marianne

    Es terrible que la sociedad, sobre todo nosotrAs no hagamos algo para parar este atropello machista. No podemos permitir que más mujeres, generalmente de pocos recursos, padezcan esta violencia angustiante, frente a una sociedad impasible, adormecida.

  17. irene

    100% de acuerdo. Es doloroso que se sigan ignorando los casos que todos los días se dan a conocer.
    Hoy leí una declaración de uno de estos jueces que decía que esto era impredecible.
    Es obvio que si para ellos esto era impredecible tienen que renunciar de inmediato, porque están tomando decisiones sobre seres humanos y ellos no entienden como actúan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s