la seguridad está huérfana de una política de estado


lo leí hace un tiempo atrás, quedó en el tintero, dando vueltas en mi cabeza; no registro cuánta difusión mediática ha tenido el tema. No me sorprendería que poca, poca, poca. Es que los medios son parte del mismo entramado social que cierra los ojos, los oídos y los corazones frente a las atrocidades que genera nuestro sistema punitivo y carcelario. Aquí pueden leer parte del diagnóstico hecho a raíz del informe anual del Comité Contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires. Dice:

“Hay en la provincia un total de 30.132 detenidos, 26.092 en cárceles y 4.040 en comisarías. Si se cotejan los detenidos actuales con los detenidos al iniciarse esta gestión, se advierte un crecimiento de 3.145 personas. “La existencia de más de 4000 personas en dependencias policiales -lugares que no están preparados para alojar detenidos- es la manifestación más cruda del hacinamiento y la sobreocupación del sistema en su conjunto. Las dependencias de Quilmes presentaban niveles de sobrepoblación del 113% a febrero de 2009, ya que alojaban 290 personas en lugares que sólo admitían 138.  Las comisarías de Lomas de Zamora llegaban, en algunos casos, hasta un 300 % de sobrepoblación”.

En otro tramo señala:

“la ineficacia reiterada en la persecución de las redes delictivas así como el clasismo que expresan las prácticas policiales y judiciales, que ponen su ojo especialmente en niños, jóvenes y mujeres pobres y marginados. Se criminaliza a los más empobrecidos, pero no son visibilizados ni penalizados con igual énfasis los grupos o redes cómplices o responsables del delito complejo: trata de personas, desarmaderos, narcotráfico”

“No hay producción de información certera acerca del delito”.

El viernes pasado escuché a Fabián Ferraro exponer su experiencia como fundador de la “Red de Fútbol Callejero” en Moreno. Dijo F.F.: “es imposible que tengamos un país diferente con este conurbano”. Todo lo sabemos, todos asentimos, todos lo percibimos, pero no nos hacemos cargo. El conurbano es el bocado perseguido por todos los políticos para “ganar las elecciones” y ya. Punto aparte. Fue el caso de De Narvaez, que ha hecho del marketing securitario una bandera. Pues señores, señoras, estaríamos frente a un monumental fiasco, según consigna la nota de tapa de P/12 aquí.

La seguridad es un derecho de todos y todas. No es una mercancía, es un derecho. Es por ende una construcción. Hay muchos puentes dinamitados, mucha crueldad corriendo debajo de lo que queda de ellos y poca, escasa, nula voluntad política real de ocuparse en serio. Parafraseando a Ferraro, “es imposible tener otro país si no nos ocupamos con un enfoque de derechos humanos, ergo, de manera seria, muy seria, no solo con el Código Penal, de este tan complejo tema que es, claramente, una demanda absolutamente legítima de todos los ciudadanos y las ciudadanas que habitamos el suelo argentino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s