720 mil millones de euros, la receta atrasa y empacha


Esa es la cifra, llena de embriagadores ceros, que acordaron en la Unión Europea para energizar al mercado, liderado por una Bolsa que venía caída, preocupada, en superbaja, ejerciendo, arrogante, una flagrante extorsión al son de ¡yo o el abismo!

Luego del megasalvataje al sistema bancario estadounidense lanzado por Obama (con más gusto a premios que castigos), asistimos a otro, impresionante, “un plan anticrisis”, dicen, con la hipocresía por todos asumida de que es como seguir drogando a un adicto. Es que el sistema colapsa y las recetas parecen siempre las mismas. Gigantescas ilusiones monetarias que patean el problema y engordan al monstruo. Y en medio de la nube de ceros en danza, nada se menciona acerca del bienestar de la gente, en sus dimensiones económicas, ambientales y sociales, verdadero vector de la sustentabilidad del sistema. Y eso que supuestamente debería ser nuestro norte ¿no? ¿Acaso no es lo que inunda todas las campañas y plataformas políticas? La famosa promesa de estar mejor.

Lo cierto es que los medios disparan el cuco de las caídas de las bolsas. Nos asustan todo el día con eso (¡qué cansadores!). Así quieren que imaginemos una avalancha gigantesca, no de nieve pero de bonos, aplastándonos, a los que transitamos dentro de la economía real, o en sus márgenes. Por eso, para evitar este triste final, hay que nutrir a la máquina, hasta el empacho si fuera necesario.

Por mi parte, me resisto al embate y vuelvo a leer opiniones como las de Stieglitz, Sen y Fitoussi. Muy claramente dicen: “En este tiempo de crisis, en el cual es necesario un discurso político nuevo para determinar en qué sentido deberían evolucionar nuestras sociedades, hay que desplazar el centro de gravedad de nuestro aparato estadístico de un sistema que privilegia la producción a un sistema orientado sobre la medida del bienestar de las generaciones actuales y futuras, a fin de llegar a medidas más pertinentes del progreso social”. No es menor, lo que proponen es clave.

Por eso digo: cuan lejos están estos 720.000 millones de asegurarnos un cambio de matriz, una verdadera sustentabilidad del sistema que, hasta ahora, solo exhibe enorme voracidad, especulación en grado de pureza extrema y escasa, casi nula redistribución. Ah y no lo olvidemos, los medios también cotizan en bolsa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s