más sobre la(s) violencia(s) y el poder


Como lo explica Caroline Moser, la naturaleza de la violencia es compleja y multidimensional. Debido a esto es importante definir y categorizar sistemáticamente sus múltiples formas, identificar sus causas, costos y consecuencias interrelacionadas para alimentar de la manera más óptima posible la “lenta curva de aprendizaje” que tenemos al respecto.

Según la Organización Mundial de la Salud, la violencia es “…el uso intencional de poder o fuerza física, amenazada o real, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, ya sea que resulte en o tenga una alta probabilidad de causar lesiones, muerte, daño psicológico, mal desarrollo o privación.” La violencia puede implicar el uso de la fuerza física para imponerse sobre otra/o. Está claro que la violencia excede la dimension física y puede ejercerse en el plano político, institucional, económico y social; como violencia de género ligada a relaciones de poder de género y construcciones de la masculinidad (violencia en la pareja y abuso infantil), y de manera transversal también con la violencia étnica o religiosa.

La violencia estructural puede ser un proceso, es un continuo. En todo caso, las definiciones más amplias dicen que hay violencia cuando existe daño psicológico, privación material y/o desventaja simbólica. La mayoría de las definiciones coinciden en que la violencia involucra el ejercicio de poder, que es invariablemente usado para legitimar el uso de la fuerza (en el caso de la violencia de género, impera la supremacía de un sexo sobre el otro) para lograr determinados beneficios.

Moser puntualiza que debemos distinguir entre las causas estructurales (subyacentes) de la violencia y los factores desencadenantes de riesgo. En el caso de la violencia de género explica que factores desencadenantes pueden ser el alcohol o las drogas en un esquema lineal de causa-consecuencia. En cambio si hablamos de factores estructurales necesariamente recurrimos a un enfoque holístico (modelo ecológico) que nos lleva a entender que no hay una monocausa que desata la violencia sino que ésta se produce por la articulación de diferentes planos en los que está instalada y se manifiesta y lo que es más dramático, se naturaliza. La tolerancia a la violencia puede contribuir a la normalización de su uso fomentando así la matriz estructural. ¡Alerta maxima!

Tal como lo define Galtung: “la violencia [puede ser] construida dentro de la estructura de la sociedad… apareciendo como poder desigual y consecuentemente como oportunidades desiguales de vidas” más que formas directas de violencia”. Las experiencias de violencia dependen de elementos de identidad individual tales como la formación de género, la edad, el origen étnico y la raza. Por su parte Chiarotti señala que la violencia es la consecuencia de la discriminación contra las mujeres y que la violencia de género es un problema de seguridad. Explica también que las manifestaciones más notorias de la violencia de género son las producidas en la utilización del espacio público, el acceso y disfrute de los servicios públicos como son la salud, la educación, el transporte y la seguridad. La equidad de género no es optativa sino obligatoria. Esto no es lo que vivimos a diario, y sin dudas, tiene su impacto en la violencia que sufre el género femenino en los planos que citábamos antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s