the power gap


Anuncios

Un pensamiento en “the power gap

  1. mara nur

    siempre real siempre sarcastico border entre los cuervos de i-sat y algo en que pensar, aunque triste sea la realidad y cruel el destino, esta sociedad en la que vivimos solo nos deja un sabor amargo, una desason de no saber si esto de vivir de
    sueños, muchos deseariamos que asi fuera aunque el mas loco de los sueños los gobiernos actuales los vuelven pesadillas increible tener el poder como “she-ra”, convertirse en la sexologa Rampolla, para lograr apoyo, (¿de que tipo desconozco?)triste aunque real hay momentos en que recurrir al silencio… siempre seria sabio…preferible ser tachado de mono sabio (no veo-no escucho-no hablo) que ser la “reina del chiquero”… si no es que pensara que los argentos vivimos comoQue el mundo fue y será
    una porquería, ya lo sé.
    En el quinientos seis
    y en el dos mil, también.
    Que siempre ha habido chorros,
    maquiavelos y estafaos,
    contentos y amargaos,
    barones y dublés.
    Pero que el siglo veinte
    es un despliegue
    de maldá insolente,
    ya no hay quien lo niegue.
    Vivimos revolcaos en un merengue
    y en el mismo lodo
    todos manoseados.
    Hoy resulta que es lo mismo
    ser derecho que traidor,
    ignorante, sabio o chorro,
    generoso o estafador…
    ¡Todo es igual!
    ¡Nada es mejor!
    Lo mismo un burro
    que un gran profesor.
    No hay aplazaos ni escalafón,
    los ignorantes nos han igualao.
    Si uno vive en la impostura
    y otro roba en su ambición,
    da lo mismo que sea cura,
    colchonero, Rey de Bastos,
    caradura o polizón.
    ¡Qué falta de respeto,
    qué atropello a la razón!
    Cualquiera es un señor,
    cualquiera es un ladrón…
    Mezclao con Stravisky
    va Don Bosco y La Mignon,
    Don Chicho y Napoleón,
    Carnera y San Martín…
    Igual que en la vidriera
    irrespetuosa
    de los cambalaches
    se ha mezclao la vida,
    y herida por un sable sin remache
    ves llorar la Biblia
    junto a un calefón.
    Siglo veinte, cambalache
    problemático y febril…
    El que no llora no mama
    y el que no afana es un gil.
    ¡Dale, nomás…!
    ¡Dale, que va…!
    ¡Que allá en el Horno
    nos vamo’a encontrar…!
    No pienses más; sentate a un lao,
    que ha nadie importa si naciste honrao…
    Es lo mismo el que labura
    noche y día como un buey,
    que el que vive de los otros,
    que el que mata, que el que cura,
    o está fuera de la ley…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s