violencia(s)


Comprender, definir y explicar la violencia requiere de un enfoque holístico. Sin embargo es necesario establecer categorías que coadyuven a su comprensión y a la necesidad de diseñar y luego implementar políticas públicas que permitan prevenir y disminuir este fenómeno tan complejo y multidimensional.

De allí que conceptualmente se distinga entre violencia política, institucional, económica y social con, como lo explica Caroline Moser, “cada categoría identificada en términos de la motivación del acto físico que conciente o inconscientemente es usada para ganar o mantener el poder (…) las cuatro tipologías son concebidas como un continuo interrelacionado con estrechos vínculos entre los distintos tipos de violencia”.

Tipologías:

Violencia política, impulsada por la voluntad de ganar o mantener poder político, incluye guerrilla, conflictos paramilitares o asesinatos políticos. Aunque la violencia política está íntimamente ligada al conflicto y a la guerra, también se ejerce en períodos de paz.

Violencia institucional, perpetrada por instituciones estatales, especialmente la policía y el poder judicial, así como también por funcionarios de ministerios, tales como el de salud y el de educación, pero también grupos que operan fuera del estado, como la vigilancia privada.

Violencia económica: motivada por ganancias materiales, está asociada a la delincuencia callejera, incluyendo asaltos, robo y violencia ligada a las drogas y a los secuestros. Es un fenómeno creciente en toda América Latina.

Violencia social: mucha de la violencia social es violencia de género, ligada a relaciones de poder de género y a las construcciones de la masculinidad. La violencia en base al género incluye violencia entre parejas íntimas y abuso infantil dentro del hogar, así como abuso sexual en el espacio público. La violencia social también incluye violencia étnica, o violencia territorial o basada en la identidad.

Es también importante incluir el concepto de “violencia estructural” que nos lleva a establecer y reconocer que la violencia puede no ser siempre sólo un acto físico, sino también un proceso que puede estar embebido en estructuras sociales más amplias. Aquí Moser cita a Galtung quien extendió la noción de violencia más allá de situaciones de abierta brutalidad para incluir formas más implícitas tales como la explotación, exclusión, desigualdad e injusticia. Desde esta perspectiva, Galtung establece que “la violencia [puede ser] construida dentro de la estructura de la sociedad… apareciendo como poder desigual y consecuentemente como oportunidades desiguales de vidas” más que formas directas de violencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s