¿cómo queremos vivir?


Esta semana renunció el “fino” palacios como jefe de la futura policía porteña. Hoy, leyendo un trabajo sobre seguridad*, me topo con lo siguiente: “De sueño de la razón, hoy las ciudades se han convertido en la pesadilla de sus habitantes” planteando cómo los “otros” se han convertido en los causantes del riesgo de violencia, miseria o sufrimiento.  Sostiene Ulrich Beck**:

“la vivencia de los riesgos presupone un horizonte normativo de seguridad perdida, de confianza rota. Incluso allí donde los riesgos se presentan revestidos con cifras y fórmulas (pero sin palabras), quedan vinculados al lugar, son condensaciones matemáticas de nociones heridas de la vida digna de ser vivida.
(…)
Tras todas las objetivaciones aparece más tarde o más temprano la cuestión de la aceptación y por tanto una vieja cuestión nueva: ¿cómo queremos vivir?

Considera Giulia Tamayo:

“el término seguridad ha prestado enormes servicios para estigmatizar incluso a quienes de modo pacífico disienten e imaginan otro mundo posible, comprendidas aquellas personas que exigen rendición de cuentas y defienden los derechos humanos o buscan proteger de la voracidad de los agentes económicos a sus comunidades y sus territorios como es el caso de los pueblos indígenas. El mantra de la seguridad nos ha fragmentado, nos ha hecho más vulnerables, meros espectadores de las decisiones políticas que afectan nuestras vidas. Más que para trasmitir una visión ha sido empleada para imposibilitar otras formas de pensamiento. Algunas sociedades han llegado a considerar deseable la renuncia a derechos y libertades fundamentales. A su vez, la popularización de la palabra seguridad ha hecho mella sobre las capacidades ciudadanas, llegándose a propagandizar como virtud cívica la vigilancia de unos a otros. Además su alta exposición mediática ha hecho que dicho término circule sin resistencias ni críticas (…) La visión de sociedades humanas como masas aglutinadas por el miedo, solo lleva a un mayor uso de la fuerza que no puede ser la regla de la convivencia entre iguales.”

Por suerte la sociedad porteña pudo parar la embestida. Habrá que ver cómo seguimos ahora con esto tan común y permanente del árbol y el bosque…

* “Debates abiertos en materia de seguridad desde los derechos humanos de las mujeres”, Giulia Tamayo.

** Beck, Ulrich, La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad. Ediciones Paidós Ibérica, S.A. Barcelona, 2006, p. 41-42.

Anuncios

2 pensamientos en “¿cómo queremos vivir?

  1. elsi

    si nos enfocamos en el concepto que el hombre por naturaleza es perfectible y aspira a evolucionar y progresar.Deberíamos creer que la seguridad se puede conseguir.Trabajemos entonces para que los ciudadanos comprendan el valor de defender conceptos que se traducen en conductas,como:Respeto por si mismos y los otros,No utilizar la pobreza ni la necesidad de los mas vulnerables en provecho personal.No fomentar la indiferencia social.No usar la violencia como método de sometimiento.Divulgar la importancia de la Solidaridad Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s